viernes, 13 de noviembre de 2009

* JULIO CORTAZAR JAZZ Y LITERATURA

¿Cómo llevar el ritmo del Jazz a la literatura? Aquí explica JULIO CORTAZAR cómo lo hace, y da un cuento suyo como ejemplo, "LA PUERTA CONDENADA" de su libro "FINAL DEL JUEGO" de 1956

La fuente de los comentarios anexos es:
http://www.igooh.com/notas/julio-cortazar-el-tango-es-pobre-con-relacion-al-jazz/






JULIO CORTAZAR



















OMAR PREGO GADEA







OMAR PREGO GADEA nació en 1927 en Florida, Uruguay.







THELONIOUS MONK









Del libro : " LA FASCINACION DE LA PALABRA-Conversaciones con JULIO CORTAZAR" de
OMAR PREGO GADEA -Edición 1 junio 1985-




OMAR PREGO le pregunta a JULIO CORTAZAR:
“¿Qué tipo de música es el que mejor se ajusta a tu escritura?”, la respuesta es inequívoca.

“Yo creo que el elemento fundamental al que siempre he obedecido es el ritmo. No es la belleza de las palabras, la melodía, ni las aliteraciones (aunque a veces me he divertido con ello, siguiendo un poco a Mallarmé), es decir, hacer frases donde hay una dominante de la vocal e o de la vocal i, que psicológicamente produce reacciones diferentes. Pero nunca he caído en delicuescencias de ese tipo. Y era sobre todo en mis primeras cosas, ahora eso ya no me preocupa. No; es la noción del ritmo. Yo creo que la escritura que no tiene un ritmo basado en la construcción sintáctica, en la puntuación, en el desarrollo del período, que se convierte simplemente en la prosa que transmite la información con grandes choques internos –sin llegar a la cacofonía– carece de lo que yo busco en mis cuentos. Carece de esa especie de swing, para emplear un término de jazz.

”Nadie ha podido explicar qué cosa es el swing. La explicación más aproximada es que si vos tenés un tiempo de cuatro por cuatro, el músico de jazz adelanta o atrasa instintivamente esos tiempos, que según el metrónomo deberían ser iguales. […] El buen auditor de jazz escucha ese jazz e inmediatamente está en un estado de tensión. El músico lo atrapa por el lado del swing, del ritmo, de ese ritmo especial. Y, mutatis mutandis, eso es lo que yo siempre he tratado de hacer en mis cuentos.”

Y aquí sí que estamos cerca de ese “elemento musical” que buscábamos. Quizá no debamos esperar paralelismos estrictos entre literatura y música, pero ¡qué cerca nos sitúa Cortázar de poder hablar de “contrapunto”, “ritmo sincopado”, “modo”, “quinta aumentada”, “unísono”, “tónica”, “dominante” o “modulación intratonal del menor integral” en la literatura! Aquí convendría hacer una pausa y releer algún buen relato de Cortázar, buscándole el swing. Por ejemplo, La puerta condenada.

Pausa para la lectura.

LA PUERTA CONDENADA
Por Julio Cortázar


Fuente del cuento:
http://www.escribirte.com.ar/destacados/1/cortazar/textos/290/la-puerta-condenada.htm

A Petrone le gustó el hotel Cervantes por razones que hubieran desagradado a otros. Era un hotel sombrío, tranquilo, casi desierto. Un conocido del momento se lo recomendó cuando cruzaba el río en el vapor de la carrera, diciéndole que estaba en la zona céntrica de Montevideo. Petrone aceptó una habitación con baño en el segundo piso, que daba directamente a la sala de recepción. Por el tablero de llaves en la portería supo que había poca gente en el hotel; las llaves estaban unidas a unos pesados discos de bronce con el número de habitación, inocente recurso de la gerancia para impedir que los clientes se las echaran al bolsillo.
El ascensor dejaba frente a la recepción, donde había un mostrador con los diarios del día y el tablero telefónico. Le bastaba caminar unos metros para llegar a la habitación. El agua salía hirviendo, y eso compensaba la falta de sol y de aire. En la habitación había una pequeña ventana que daba a la azotea del cine contiguo; a veces una paloma se paseaba por ahí. El cuarto de baño tenía una ventana más grande, que se habría tristemente a un muro y a un lejano pedazo de cielo, casi inútil. Los muebles eran buenos, había cajones y estantes de sobra. Y muchas perchas, cosa rara.
El gerente resultó ser un hombre alto y flaco, completamente calvo. Usaba anteojos con armazón de oro y hablaba con la voz fuerte y sonora de los uruguayos. Le dijo a Petrone que el segundo piso era muy tranquilo, y que en la única habitación contigua a la suya vivía una señora sola, empleada en alguna parte, que volvía al hotel a la caída de la noche. Petrone la encontró al día siguiente en el ascensor. Se dio cuenta de que era ella por el número de la llave que tenía en la palma de la mano, como si ofreciera una enorme moneda de oro. El portero tomó la llave y la de Petrone para colgarlas en el tablero, y se quedó hablando con la mujer sobre unas cartas. Petrone tuvo tiempo de ver que era todavía joven, insignificante, y que se vestía mal como todas las orientales.
El contrato con los fabricantes de mosaicos llevaría más o menos una semana. Por la tarde Petrone acomodó la ropa en el armario, ordenó sus papeles en la mesa, y después de bañarse salió a recorrer el centro mientras se hacía hora de ir al escritorio de los socios. El día se pasó en conversaciones, cortadas por un copetín en Pocitos y una cena en casa del socio principal. Cuando lo dejaron en el hotel era más de la una. Cansado, se acostó y se durmió en seguida. Al despertarse eran casi las nueve, y en esos primeros minutos en que todavía quedan las sobres de la noche y del sueño, pensó que en algún momento lo había fastidiado el llanto de una criatura. Antes de salir charló con el empleado que atendía la recepción y que hablaba con acentyo alemásn. Mientras se informaba sobre líneas de ómnibus y nombres de calles, miraba distraído la enorme sala en cuyo extremo estaban la puerta de su ahbitación y la de la señora sola. Entre las dos puertas había un pedastal con una nefasta réplica de la Venus de Milo. Otra puerta, en la pared lateral daba a una salida con los infaltables sillones y revistas. Cuando el empleado y Petrone callaban el silencio del hotel parecía coagularse, caer como cenizas sobre los muebles y las baldosas. El ascensor resultaba casi estrepitoso, y lo mismo el ruido de las hojas de un diario o el raspar de un fósforo.
Las conferencias terminaron al caer la noche y Petrone dio una vuelta por 18 de Julio antes de entrar a cenar en uno de los bodegones de la plaza Independencia. Todo iba bien, y quizá pudiera volverse a Buenos Aires antes de lo que pensaba. Compró un diario argentino, un atado de cigarrillos negros, y caminó despacio hasta el hotel. En el cine de al lado daban dos películas que ya había visto, y en realidad no tenía ganas de ir a ninguna parte. El gerente lo saludó al pasar y le preguntó si necesitaba más ropa de cama. Charlaron un momento, fumando un pitillo, y se despidieron.
Antes de acostarse Petrone puso en orden los papeles que había usado durante el día, y leyó el diario sin mucho interés. El silencio del hotel era casi excesivo, y el ruido de uno que otro tranvía que bajaba por la calle Soriano no hacía más que pausarlo, fortalecerlo para un nuevo intervalo. Sin inquietud pero con alguna impaciencia, tiró el diario al canasto y se desvistió mientras se miraba distraído en el espejo del armario. Era un armario ya viejo, y lo habían adosado a una puerta que daba a la habitación contigua. A Petrone lo sorprendió descubrir la puerta que se le había escapado en su primera inspección del cuarto. Al principio había supuesto que el edificio estaba destinado a hotel pero ahora se daba cuenta de que pasaba lo que en tantos hoteles modestos, instalados en antiguas casas de escritorios o de familia. Pensándolo bien, en casi todos los hoteles que había conocido en su vida —y eran muchos— las habitaciones tenían alguna puerta condenada, a veces a la vista pero casi siempre con un ropero, una mesa o un perchero delante, que como en este caso les daba una cierta ambigüedad, un avergonzado deseo de disimular su existencia como una mujer que cree taparse poníendose las manos en el vientre o los senos. La puerta estaba ahí, de todos modos, sobresaliendo del nivel del armario. Alguna vez la gente había entrado y salido por ella, golpeándola, entornándola, dándole una vida que todavía estaba presente en su madera tan distinta de las paredes. Petrone imaginó que del otro lado habría también un ropero y que la señora de la habitación pensaría lo mismo de la puerta.
No estaba cansado pero se durmió con gusto. Llevaría tres o cuatro horas cuando lo despertó una sensación de incomodidad, como si algo ya hubiera ocurrido, algo molesto e irritante. Encendió el velador, vio que eran las dos y media, y apagó otra vez. Entonces oyó en la pieza de al lado el llanto de un niño.
En el primer momento no se dio bien cuenta. Su primer movimiento fue de satisfacción; entonces era cierrto que la noche antes un chico no lo había dejado descansar. Todo explicado, era más fácil volver a dormirse. Pero después pensó en lo otro y se sentó lentamente en la cama, sin encender la luz, escuchando. No se engañaba, el llanto venía de la pieza de al lado. El sonido se oía a través de la puerta condenada, se localizaba en ese sector de la habitación al que correspondían los pies de la cama. Pero no podía ser que en la pieza de al lado hubiera un niño; el gerente había dicho claramente que la señora vivía sola, que pasaba casi todo el día en su empleo. Por un segundo se le ocurrió a Petrone que tal vez esa noche estuviera cuidando al niño de alguna parienta o amiga. Pensó en la noche anterior. Ahora estaba seguro de que ya había oído el llanto, porque no era un llanto fácil de confundir, más bien una serie irregular de gemidos muy débiles, de hipos quejosos seguidos de un lloriqueo momentáneo, todo ello inconsistente, mínimo, como si el niño estuviera muy enfermo. Debía ser una criatura de pocos meses aunque no llorara con la estridencia y los repentinos cloqueos y ahogos de un recién nacido. Petrone imaginó a un niño — un varón, no sabía por qué— débil y enfermo, de cara consumida y movimientos apagados. Eso se quejaba en la noche, llorando pudoroso, sin llamar demasiado la atención. De no estar allí la puerta condenada, el llanto no hubiera vencido las fuertes espaldas de la pared, nadie hubiera sabido que en la pieza de al lado estaba llorando un niño.

Por la mañana Petrone lo pensó un rato mientras tomaba el desayuno y fumaba un cigarrillo. Dormir mal no le convenía para su trabajo del día. Dos veces se había despertado en plena noche, y las dos veces a causa del llanto. La segunda vez fue peor, porque a más del llanto se oía la voz de la mujer que trataba de calmar al niño. La voz era muy baja pero tenía un tono ansioso que le daba una calidad teatral, un susurro que atravesaba la puerta con tanta fuerza como si hablara a gritos. El niño cedía por momentos al arrullo, a las instancias; después volvía a empezar con un leve quejido entrecortado, una inconsolable congoja. Y de nuevo la mujer murmuraba palabras incomprensibles, el encantamiento de la madre para acallar al hijo atormentado por su cuerpo o su alma, por estar vivo o amenazado de muerte.
«Todo es muy bonito, pero el gerente me macaneó» pensaba Petrone al salir de su cuarto. Lo fastidiaba la mentira y no lo disimuló. El gerente se quedó mirándolo.
—¿Un chico? Usted se habrá confundido. No hay chicos pequeños en este piso. Al lado de su pieza vive una señora sola, creo que ya se lo dije.
Petrone vaciló antes de hablar. O el otro mentía estúpidamente, o la acústica del hotel le jugaba una mala pasada. El gerente lo estaba mirando un poco de soslayo, como si a su vez lo irritara la protesta. «A lo mejor me cree tímido y que ando buscando un pretexto para mandarme mudar», pensó. Era difícil, vagamente absurdo insistir frente a una negativa tan rotunda. Se encogió de hombros y pidió el diario.
—Habré soñado —dijo, molesto por tener que decir eso, o cualquier otra cosa.

El cabaret era de un aburrimiento mortal y sus dos anfitriones no parecían demasiado entusiastas, de modo que a Petrone le resultó fácil alegar el cansancio del día y hacerse llevar al hotel. Quedaron en firmar los contratos al otro día por la tarde; el negocio estaba prácticamente terminado.
El silencio en la recepción del hotel era tan grande que Petrone se descubrió a sí mismo andando en puntillas. Le habían dejado un diario de la tarde al lado de la cama; había también una carta de Buenos Aires. Reconoció la letra de su mujer.
Antes de acostarse estuvo mirando el armario y la parte sobresaliente de la puerta. Tal vez si pusiera sus dos valijas sobre el armario, bloqueando la puerta, los ruidos de la pieza de al lado disminuirían. Como siempre a esa hora, no se oía nada. El hotel dormía las cosas y las gentes dormían. Pero a Petrone, ya malhumorado, se le ocurrió que era al revés y que todo estaba despierto, anhelosamente despierto en el centro del silencio. Su ansiedad inconfesada debía estarse comunicando a la casa, a las gentes de la casa, prestándoles una calidad de acecho, de vigilancia agazapada. Montones de pavadas.
Casi no lo tomó en serio cuando el llanto del niño lo trajo de vuelta a las tres de la mañana. Sentándose en la cama se preguntó si lo mejor sería llamar al sereno para tener un testigo de que en esa pieza no se podía dormir. El niño lloraba tan débilmente que por momentos no se lo escuchaba, aunque Petrone sentía que el llanto estaba ahí, continuo, y que no tardaría en crecer otra vez. Pasaban diez o veinte lentísimos segundos; entonces llegaba un hipo breve, un quejido apenas perceptible que se prolongaba dulcemente hasta quebrarse en el verdadero llanto.
Encendiendo un cigarrillo, se preguntó si no debería dar unos golpes discretos en la pared para que la mujer hiciera callar al chico. Recién cuando los pensó a los dos, a la mujer y al chico, se dio cuenta de que no creía en ellos, de que absurdamente no creía que el gerente le hubiera mentido. Ahora se oía la voz de la mujer, tapando por completo el llanto del niño con su arrebatado —aunque tan discreto— consuelo. La mujer estaba arrullando al niño, consolándolo, y Petrone se la imaginó sentada al pie de la cama, moviendo la cuna del niño o teniéndolo en brazos. Pero por más que lo quisiera no conseguía imaginar al niño, como si la afirmación del hotelero fuese más cierta que esa realidad que estaba escuchando. Poco a poco, a medida que pasaba el tiempo y los débiles quejidos se alternaban o crecían entre los murmullos de consuelo, Petrone empezó a sospechar que aquello era una farsa, un juego ridículo y monstruoso que no alcanzaba a explicarse. Pensó en viejos relatos de mujeres sin hijos, organizando en secreto un culto de muñecas, una inventada maternidad a escondidas, mil veces peor que los mimos a perros o gatos o sobrinos. La mujer estaba imitando el llanto de su hijo frustrado, consolando al aire entre sus manos vacías, tal vez con la cara mojada de lágrimas porque el llanto que fingía era a la vez su verdadero llanto, su grotesco dolor en la soledad de una pieza de hotel, protegida por la indiferencia y por la madrugada.
Encendiendo el velador, incapaz de volver a dormirse, Petrone se preguntó qué iba a hacer. Su malhumor era maligno, se contagiaba de ese ambiente donde de repente todo se le antojaba trucado, hueco, falso: el silencio, el llanto, el arrullo, lo único real de esa hora entre noche y día y que lo engañaba con su mentira insoportable. Golpear en la pared le pareció demasiado poco. No estaba completamente despierto aunque le hubiera sido imposible dormirse; sin saber bien cómo, se encontró moviendo poco a poco el armario hasta dejar al descubierto la puerta polvorienta y sucia. En pijama y descalzo, se pegó a ella como un ciempiés, y acercando la boca a las tablas de pino empezó a imitar en falsete, imperceptiblemente, un quejido como el que venía del otro lado. Subió de tono, gimió, sollozó. Del otro lado se hizo un silencio que habría de durar toda la noche; pero en el instante que lo precedió, Petrone pudo oír que la mujer corría por la habitación con un chicotear de pantuflas, lanzando un grito seco e instantáneo, un comienzo de alarido que se cortó de golpe como una cuerda tensa.

Cuando pasó por el mostrador de la gerencia eran más de las diez. Entre sueños, después de las ocho, había oído la voz del empleado y la de una mujer. Alguien había andado en la pieza de al lado moviendo cosas. Vio un baúl y dos grandes valijas cerca del ascensor. El gerente tenía un aire que a Petrone se le antojó de desconcierto.
—¿Durmió bien anoche? —le preguntó con el tono profesional que apenas disimulaba la indiferencia.
Petrone se encogió de hombros. No quería insistir, cuando apenas le quedaba por pasar otra noche en el hotel.
—De todas maneras ahora va a estar más tranquilo — dijo el gerente, mirando las valijas—.La señora se nos va a mediodía.
Esperaba un comentario, y Petrone lo ayudó con los ojos.
—Llevaba aquí mucho tiempo, y se va así de golpe. Nunca se sabe con las mujeres. —No —dijo Petrone—. Nunca se sabe.
En la calle se sintió mareado, con un mareo que no era físico. Tragando un café amargo empezó a darle vueltas al asunto, olvidándose del negocio, indiferente al espléndido sol. Él tenía la culpa de que esa mujer se fuera del hotel, enloquecida de miedo, de vergüenza o de rabia. Llevaba aquí mucho tiempo...Era una enferma, tal vez, pero inofensiva. No era ella sino él quien hubiera debido irse del Cervantes. Tenía el deber de hablarle, de excusarse y pedirle que se quedara, jurándole discreción. Dio unos pasos de vuelta y a mitad del camino se paró. Tenía miedo de hacer un papelón, de que la mujer reaccionara de alguna manera insospechada. Ya era hora de encontrarse con los dos socios y no quería tenerlos esperando. Bueno, que se embromara. No era más que una histérica, ya encontraría otro hotel donde cuidar a su hijo imaginario.

Pero a la noche volvió a sentirse mal, y el silencio de la habitación le pareció todavía más espeso. Al entrar al hotel no había podido dejar de ver el tablero de las llaves, donde faltaba ya la de la pieza de al lado. Cambió unas palabras con el empleado, que esperaba bostezando la hora de irse, y entró en su pieza con poca esperanza de poder dormir. Tenía los diarios de la tarde y una novela policial. Se entretuvo arreglando sus valijas, ordenado sus papeles. Hacía calor, y abrió de par en par la pequeña ventana. La cama estaba bien tendida, pero la encontró incómoda y dura. Por fin tenía todo el silencio necesario para dormir a pierna suelta, y le pesaba. Dando vueltas y vueltas, se sintió como vencido por ese silencio que había reclamado con astucia y que le devolvían entero y vengativo. Irónicamente pensó que extrañaba el llanto del niño, que esa calma perfecta no le bastaba para dormir y todavía menos para estar despierto. Extrañaba el llanto del niño, y cuando mucho más tarde lo oyó, débil pero inconfundible a través de la puerta condenada, por encima del miedo, por encima de la fuga en plena noche supo que estaba bien y que la mujer no había mentido, no se había mentido al arrullar al niño, al querer que el niño se callara para que ellos pudieran dormirse.

Julio Cortázar
Final del Juego (1956
)


Y volvemos al tema.

“Por un lado hay la comunicación que podríamos llamar prosaica, que llega a la inteligencia pura: ‘Juanita tomó el ómnibus y se bajó en la esquina’. Pero si eso está escrito de otra manera, como sin duda lo escribiría yo, el mensaje entra en la inteligencia, pero con swing, el ritmo que hay en la construcción (y ésa es la parte musical), entra en el lector por una vía más subliminal, de la que él no se da cuenta.

”Y eso te explicará –incluso se podría ejemplificar– lo que ocurre en el final de mis cuentos, hasta qué punto está cuidado ese ritmo final. Ahí no puede haber ni una palabra, ni un punto, ni una coma, ni una frase de más. El cuento tiene que llegar fatalmente a su fin como llega a su fin una gran improvisación de jazz o una gran sinfonía de Mozart. Si no se detiene ahí, se va todo al diablo.”

El escritor está hablando de lo que en la música se llama “cadencia” y, si me apuran, quizá se refiera a una “cadencia perfecta”. Y entonces Prego señala que en muchos relatos de Cortázar, el cambio de ritmo que se opera en las últimas seis o siete líneas es perfectamente perceptible.

“Sí, cambio que puede ser, en la mayoría de los casos, una aceleración. Es una aceleración, es una precipitación del desenlace, que es casi siempre la explicación fatal del cuento. El punto máximo del drama. Por ejemplo, el final de La puerta condenada. Allí hay una aceleración destinada un poco a que el lector, que ya está sumido en ese mundo rítmico que la lectura le ha impuesto, no se pueda zafar de ahí: desesperadamente tiene que llegar al final.”

Un favorito de JULIO CORTAZAR: ¡THELONIOUS MONK!




MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com

2 comentarios:

CAS dijo...

El ritmo asimcopado, me ha dejado en un estado de desvelo, siendo de día todavía.
Grande Cortázar (solo en algo no estoy de acuerdo: en que las "orientales" se visten mal... bueno un poco de broma, después de una escritura impecable pero que te mantiene en un importante grado de atención y tensión.)
un abrazo.

ABEL dijo...

Coincido contigo. Cortázar es grande. El cuento tiene ese ritmo sincopado que mencionas, y como en Jazz, tiene un final que te deja el sabor de lo maravilloso cercano.
Estoy también en desacuerdo en lo de las orientales mal vestidas. Era 1956. Ahora los orientales visten al mundo. Todos estamos bien vestidos.
Un abrazo
Abel

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails También me encuentras en: http://www.ruedasymotor.com/Links?letra=j#top

ETIQUETAS-INDICE-ETIQUETAS

TAGS AND MORE TAGS- WHAT ARE YOU LOOKING FOR?

Etiquetas

3 interpretaciones que cambiaron el Jazz 4 saxofonistas de Jazz en Viena 7 Jazzistas en la portada de Time A. Edward Sutherland Abbey Lincoln Abe Most Acerca de Adam Makowicz Adam Rogers Adrian Desiderato Agnes Martin Akiko Tsuruga Al Cohn Al di Meola Al Hirt Al Jarreau Al Jolson Aladar Pege Alan Barnes Alan Broadbent Albert Ammons Albert Collins Albert Einstein Alex North Alex Welsh Alex Wilson Alfred E. Green Alfred HItckcock Alicia en el pais de las Maravillas Alicia Keys Alien Alisa Andrasek Alison Krauss Alix Combelle All that Jazz Allan Holdsworth Allen Reisner Allen Toussaint Amel Larrieux Amy Winehouse Ana Mendieta André Breton Andre Previn Andrei Tarkovsky Andrew L. Stone Andrew Stone Andy Firth Andy Kirk Andy Mandorff Andy Williams Anecdotas de Jazz Angel Parra trío Angel Sánchez-Gijón Anika Moa Anish Kapoor Anita Baker Anita O'Day Anita O´Day Anna Buturlina Anne Czichowsky Annette Peacock Annie Brown Annie Leibovitz Annie Leibovitz autora de la peor foto de todos los tiempos Annie Ross Anouar Brahem Antal Pusztai Anthony Mann Anthony Queen Antonio Arnedo Antonio Arnedo saxofonista de Colombia Antonio Sanchez Aotearoa Jazz Aotearoa Jazz (2) Archie Mayo Archie Shepp Aretha Franklin Aretha Franklin el Jazz y dos presidentes Argentina Jazz Argentina Jazz 2 Arild Andersen Arnold Genthe Arnold Genthe fotógrafo Arquitectura Art Blakey Art Blakey The Jazz Messengers Art Ensemble of Chicago Art Farmer Art Pepper Art Tatum Arte Arte de las maquinas que siempre casi fallan Arthur H Arthur Leonard Arthur Lubin Arthur Taylor y Jonny Griffin Artie Shaw Arturo O'Farrill Arturo Sandoval As time goes by Astor Piazzolla Astrud Gilberto Atenas y Pier Paolo Pasolini Atsuko Tanaka pintora Aura Rully Australia Jazz Australia Jazz -2 Ava Gardner B.B.King Baden Powell Band Jazz Banda Porteña de Jazz Barney Kessel Barry Harris Beck Belgian Band Jazz Belgian Jazz 2 België Jazz (Bélgica Jazz) Ben Webster Bennie Moten Benny Carter Benny Golson Benny Goodman Benny Green Benny Reid Bernard Herrmann Bernardo Bertolucci Bernardo Bertolucci - El cine es descubrimiento Bertrand Tavernier Bessie Smith Betty Boop Betty Carter Betty Roche Bib Band Jazz Brazil Big Bands Big Joe Turner Bill Clinton y el Jazz Bill Connors Bill Evans Bill Frisell Billie Holiday Billy Cobham Billy Eckstine Bing Crosby Bireli Lagrene Bix Beiderbecke Björk Black Watch Blazing Saddles film Blind John Davis Blue Mitchell Bluegrass Blues Bob Berg Bob Byler Bob Dylan Bob Fose Bob James Bob Stewart Bobby Blue Band Bobby Hackett Bobby McFerrin Bobby Timmons Boceto de Ingmar Bergman Bojan Zulfikarpasic Bonnie Bowden Boogie woogie Boots Randolph Bootsy Williams Collins Borges dedica un poema a México viva México Borges Joyce y el Jazz Boris Kovac Bossanova Brad Mehldau Braff Barnes Branford Marsalis Brasil Jazz Brasil Jazz 2 Brazilian Jazz Quartet Brian Bromberg Broadway Rythm Film Bruce Springsteen Buck Clayton Bud Powell Bud Shank Buddy Rich Burhan Ocal Burt Bacharach Burt Lancaster Buster Keaton y la original Dixieland Jass Band Butch Warren C Jam Blues film Cab Calloway Cabin in the sky film Caecilie Norby Cal Collins Calle 54 film Camino de Troya Candy Dulfer Cannonball Carl Franklin Carla Bley Carlos Casu Carmen Bradford Carmen Dor Carmen McRae Caro Emerald Carol Sloane Cartier-Bresson Cartier-Bresson el momento decisivo Casa Blanca Casablanca el jazz y 2 bebés de regalo de navidad Casas para jazzistas Cassandra Wilson Cat Anderson Caterina Valente Cedar Walton Celine Dion y el Jazz Centro de Arte Contemporáneo George Pompidou Charles Bukowsky dos poemas Charles Langford Charles Lloyd Charles Saatchi Charles Waters Charlie Barnet Charlie Christian Charlie Haden Charlie Mingus Charlie Mingus y John Cassavetes Charlie Parker Charlie Parker el perseguidor Charlie Parker y Dizzy Gillespie Charlie Parker y Dizzy Gillespie anécdota Cherie Mathieson Chet Baker Chiara Civello Chick Corea Chick Webb Chile Jazz Chris Barber Chris Joris Chris Mentens Chris Potter Christian McBride Christina Aguilera y el Jazz Christina Thomas Chuck Berry Chuck Berry anécdota cine y Jazz Cine y Saxofón Cineastas Claire Martin Clark Terry Claude Bolling Claude Lelouch Claude Lelouch cine y Bossa nova Claudia Acuña Claus Ogerman Cleo Laine Cleo Line Cleopatra Jones film Clifford Brown Clint Eastwood Coffee and cigarettes Cold Play Cole Porter Coleman Hawkins Colombia Jazz Concha Buika Concierto de Brandenburgo # 4 en sol mayor de JS Bach Condon memories All Band Constantin Brancusi escultor minimalista Constantino P. Cavafis Coop Himmelblau Cootie Williams Corea Jazz Corte moderno Cotton Club Film Count Basie Courtney Pine Band Cowboy Bebop Curtis Stigers Czech Republic Jazz Dancing Swing Daniel Freidember Daniel Galán trío Danielle de Andrea Danza Contemporánea Dave Brubeck Dave Grusin Dave Holland Dave Mathus Dave Pell Dave Pike Dave Stewart David Bowie David Grisman David Leonhardt David Lukacs David Sanborn David Sánchez David Sánchez saxofonista de Puerto Rico De Aaron Douglas a Obama Dean Martin y el Jazz Dee Alexander Dee Dee Bridgewater Dee-Lite Deek Watson Defoe Delmer Daves Delmira Agustini Devil in a blue dress film Dexter Gordon Dexter Gordon Diana Ross Diane Arbus fotógrafa Diane Krall Diane Schuur Dianne Reeves Dina Washington Dinah Carroll Dirty Harry y el Acid Jazz 25 años antes Dizzy Gillespie Dizzy Gillespie anécdota Django Reinhardt Domique Dipiazza Don Byas Don Ellis Don Friedman Don McLynn Don Menza Don Siegel Donald Byrd Donny Hathaway Donny McCaslin Dooley Wilson Dora Maar fotógrafa surrealista Doris Day Dorothea Tanning pintora Doug Lawrence Dr Billy Taylor Dr John Dr Lonnie Smith Dra Elaine Fox Dracula Transilvania y Nicolas Simion Dru Hill Dudley Murphy Duke Ellington Duke Ellington y Otto Preminger Dúo Dinamico Dutch Swing College Dylan Thomas e Calle E.E. Cummings Earl Hines Eartha Kitt Eberhard Weber Eddie "Rochester"Anderson Eddie Daniels Eddie Gomez Eddie Jefferson Eddie Lockjaw Davis Eddie Wied Eduardo Nazario Edward B.Gordon Edward Weston fotógrafo Eero Koivistoinen Eesti Vabariik Jazz Egberto Gismonti EGO-WRAPPIN Einstein la música y el Jazz El Arte de Louise Bourgeois y Alien de Ridley Scott El final feliz de America de Franz Kafka El hombre del brazo de oro Otto Preminger Elmer Bernstein y el Jazz El libro de horas del Duque de Berry El libro mas valioso del mundo el saxo tenor Eleanor Powell Elfa Secioria Indonesia y el Jazz Elfa's Jazz y Pop Singers Elia Kazan Elia Kazan Un Tranvia llamado deseo y el Jazz Eliane Elias Ella Fitzgerald Ellister Molen Elmer Bernstein Elton John Elvin Jones Elvis Costello Elvis Presley Emily Dickinson 2 poemas Eminem Enrico Rava Eric Clapton Eric Dolphy Erin Bode Ernest Hemingway y el cine Ernesto "cacho" Carrizo Ernie Andrews Ernie Watts Ernst Reijseger ERYKAH BADU Esbjörn Svensson Esbjörn Svensson y Jean Delannoy viajan juntos Escocia Jazz Escultura España Jazz 2 España y México Esperanza Spalding Estefano Bollani Estelle Sloan Estonia Jazz Ethan Iverson Ethel Waters Ethio Jazz Etta James Etta Jones y Houston Person Eugenio Toussaint Eumir Deodato Eva Kruse Eyran Katsenelenbogen Ezra Pound dos poemas F.J.Haydn y el Jazz Farrely Brothers Fassbinder y el Jazz Fats Navarro Fats Waller Federico Fellini Federico Fellini y el Jazz Fernando Pessoa un poema Fernando Toussaint Fernando Trueba Festival Sundance de Nuevas Fronteras Festivales de Jazz Festuval de Jazz en Viena FFilipinas Jazz Film the pied piper of Basin Street filosofía Finlandia Jazz Finola Hughes Fleetwood Mac Fletcher Henderson Fotografía Fotografía. 31416 Fotógrafos trabajando Four Brothers Frances Langford Francesco Cafiso Francia Jazz Francis Ford Coppola Francois Roche Frank Sinatra Frank Sinatra y el jazz Frank Wess Frankie Trumbauer Franz Ferdinand Fred Astaire Fred Hersch Fred Waller Freddie Green Freddie Hubbard Freeform song Friedrich Hölderlin 2 poemas Fritz Lang G.K. Chesterton un poema Gabriel García Márquez Benny Goodman y Harry James Gabriel García Márquez y Thelonious Monk Gae Aulenti Garbo para siempre Gary Bartz Gary Burton Gary Peacock Gary Wilmot Gato Barbieri Gato Barbieri Saxofonista de Argentina Gene Ammons Gene Harris Gene Kelly Georg "Jojje"Wadenins Georg Breinschmid George Benson George Cables George Coleman George Duke George Gershwin George Gershwin 2 anecdotas George Hurrell George Shearing George Wallington Gerald Wilson Geri Allen Germany Jazz. Alemania Jazz Gerry Mulligan Giacometti visto por Cartier-Bresson Gil Evans Ginger Rogers Giovanni Battista Tiepolo Gjon Mili Glen Miller Glenn Miller Band Gloria Lynne Gloria Rios Godard Golden Earrings film Goldfinger Gonzalo Rubalcaba Gospel Grandpa Elliot Grant Green Greg Kinnear Greg Vail Greta Garbo Guernica de Picasso Guggenheim Frank Lloyd Wright y Lester Young Guggenheim Museum Guitarristas de Jazz Gustavo Pereira Gwilym Simcock Haiku Hank Ceawford y John Erwin viajan juntos Hank Crawford Hank Jones Hank Mobley Hanna Schygulla Happy Snny Sndy HAPPY WKND Harold Bloom Harold Land Harold Wheeler Harry Carney Harry Connick Jr Harry James Harry Sweet Edison Harry Sweets Edison Hector Carreto Hector Infanzon Quartet Heinz Hermann Helen Merrill Helen O'Connell Hello Dolly film Henry "Red" Allen Henry Mancini Henry Red Allen Herb Ellis Herbie Hancock Herbie Mann Hermanos Coen High Society film Hiromi Uehara Holanda Jazz Holanda(Netherlands ) Jazz Holanda(Netherlands)Jazz St Louis Blues y Louis Amstrong Horace Silver Houston Person Howard Hawks Howard McGhee Hugh Masekela Hugo Von Hofmannstahl Humprey Bogart Humprey Lyttelton Hungarian Jazz Hungria Jazz Hungría Jazz I want to live film Ian McEwan Ian Shaw Ibn Firnas Icaro Lounge Idrees Sulieman Ignacio Mazzanti Igor Stavinsky Igort y Carlos Sampayo India Jazz Indonesia Jazz Inglaterra Jazz Ingmar Bergman International House Film Iraida Noriega Iraida Noriega Irene Papas Irlanda Jazz Irving Rapper Isa Genzken Islandia Jazz Israel Jazz Italian Jazz Italo Calvino Ito Jakuchi Itzam Zapata Ives Rossy J.J.Johnson Jabbo Smith Jablonec Chattanooga y las joyas mas famosas Jacintha Jack Dejohnette Jack Starrett Jack Teagarden Jack Webb Jackie McLean Jaco Pastorius Jacques Loussier Jaime Sabinas Jako Gonzalez saxofonista de México Jamaaladeen Tacuma Jamaica Jazz James Brown James Carter James Evans James Joyce James Moody James Morrison James Taylor Jamey Abersold Jamie Cullum Jamiroquai Jammin' the blues film Jan Garbarek Jane Monheit Janis Joplin Janis Joplin anécdota Janis Siegel Japan Jazz Jay Clayton Jay McShann Jaz Jazz Jazz armónica Jazz Bajistas Jazz Bateristas Jazz Cellistas Jazz Chileno Jazz clarinetistas Jazz Club Olivos Jazz en Holanda Jazz europeo en México Jazz flamenco Jazz flautista Jazz Fusion Jazz guitarrista Jazz Italiano Jazz Italiano 2 Jazz italiano Paolo Fresu y Enrico Rava Jazz Machine Jazz medieval y Chick Corea Jazz musicians houses Jazz News Jazz Noruego Jazz Oboe Jazz guitarristas Jazz Orchestra lieder Jazz organistas jazz pianis Jazz pianistas Jazz Score en el Museum of Modern Art New York Jazz Singer Jazz sintetizador Jazz trompetistas Jazz vibrafonistas Jazz y literatura Jazz y su dimensión en elUniverso. Jazz y vino en Florencia Jazz. El Siglo del Jazz Jazz.Sonny Stitt Jazzuela Jean Delannoy Jean Luc Fillon Jean Luc Godard Sin Aliento y el Jazz Jeanie Bryson Jeff "Tain" Watts Jeff Beal Jeff Koons Jeff Lorber Jelly Roll Morton Jenny Holzer JEROME SABBAGH Jesse Cook Jesse Davis Jill Scott Jim Hall Jim Jarmusch Jim Jarmusch Modern Jazz Quartet Cofee and cigarettes Jim Morrison Jim Tomlinson Jimmi Hendrix anecdota Jimmi Hendrix y el Jazz en Bélgica Jimmie Lunceford Jimmy Dorsey Jimmy Garrison Jimmy Giuffre Jimmy Raney Jimmy Rushing Jimmy Scott Jimmy Smith Joachim Badenhorst Joaquin Garrido Joe Bonamassa Joe Cocker Joe Diorio Joe Dukie Joe Farrell Joe Henderson Joe King Oliver Joe Lovano Joe Pass Joe Sample Joe Williams Joel Frahm Joey de Francesco John Cofield John Coltrane John Coltrane y Miles Davis John Dankworth John Dankworth y Cleo Laine John Denver John Kirby Sextet John Landis John Lewis John Mayall John McLaughlin John Murray Anderson John Pizzarelli John Scofield John Tiffany John Zorn Johnny Cash Johnny Dodds Johnny Griffin Johnny Hartman Johnny Hodges Johnny Mathis Johnny Mercer Johnny Tedesco Johua Redman Jon Balke Jon Hendricks Jonas Kullhammar Jools Holland y Fats Domino Joonatan Rautio Jorga Mesfin y el Etio Jazz Jorge Luis Borges Josef Berne Josephine Baker Joshua Redman Joshua Redman y Clint Eastrwood Joyce la poesia y el Jazz Juan Alzate Juan Cortes Judith Reigl pionera del surrealismo Judy Garland Judy Niemack Juhani Aatonen Julian Cannonball Adderley Julian Lennon Julian Lloyd Webber Julian Priester Julio Cortázar Julio Cortazar Jazz y literatura Julio Cortázar la maga y Pont des Arts June Christy Kai Winding Kano Tan'yu Kansas City Jazz Kanye West Kanzas City Jazz Karen Knorr fotografa Karoly Binder Karrin Allison Katie Melua Katrine Madsen Kazimir Malevich Keiko Matsui Keith Jarrett Keith Nichols Keith Richard Kenny Burrell Kenny Dorham Kenny Edmonds Kenny Garret Kenny Rogers Ketil Bjornstad Kevin Mahogany King Curtis King Pleasure Kipenberger Kongeriket norge jazz Konungariket Sverige Jazz Kotaro Oshio Kurt Elling Kurt Rosenwinkel La felicidad y los genes La Fortuna y el Jazz La isla de Robinson Crusoe La Madâ'a lA MEJOR PELICULAS DE jAZZ DE TODOS LOS TIEMPOS La pantera rosa y el Jazz La peor foto de todos los tiempos La tercera mente Guggenheim y el Jazz La única foto del terremoto Lacombe Lucien film Lady sings the Blues film Lalo Schifrin Langston Hughes Larry Coryell Larry Goldings Larry Young Lars "Linkan" Lindkvist Lars Danielsson Latin Jazz Laurel Hardy y el Jazz Laurie Anderson Laurindo Almeida Led Zeppelin Lee Konitz Lee Oskar Lee Ritenour Lena Horne Lennie Tristano Leo Acosta Leonardo Da Vinci Leonardo Da Vinci y Gerry Mulligan Leonid Fedorov Les Brown Les Tricheurs film Lesse Hallström Lester Young Lester Young y el saxo tenor Lewis Carroll y el Jazz Lewis Nash Libros de Jazz Lieratura Lily Dior Lincoln Center Jazz Orchestra Lincoln Punk Lionel Hampton LIsa Celeste Lisa Ekdahl Literatura Little Richard Liv Ullman Live and Let die Lizz Wright Lone Star Lorenzo Frizzera Los hermanos Coen y el Jazz Lou Donaldson Lou Rawls Louie Bellson Louis Amstrong Louis Armstrong Louis Malle Louis Prima Louis Prima Y Kelly Smith Louis Stewart Luca Littera Luciana Souza Ludovic Beier Ludwig Uhland un poema Luis Arcaraz Luis Buñuel Luther Allison Luther Vandross Maceo Parker Mack Sennett Madeleine Peiroux Magos Herrera Magyar Köztársaság Jazz Hungría Jazz Mahalia Jackson Makoto Ozone Mal Waldron Manhattan George Gershwin y Woody Allen Manuel Altolaguirre Marcel Carné Marcos Rodriguez Frese Marcus Miller Maria Joao Maria Pugliese Maria Schneider y su orquesta de jazz Marian McPartland Marianne Faithfull Mario Benedetti Elvis Presley y Gerry Mulligan Mario Laginha Mark Murphy Mark Nightingale Marlena Shaw Marlene Dietrich Marlon Brando Martin Kippenberger Martin Ritt Martin Scorsese Martin Taylor Mary Lou Williams Mary Stallings Massive Attack Max Roach Max Weber y los filosóficamente no musicales Maxine Sullivan Maya Angelou un poema Maynard Ferguson McCoy Tyner Mel Brooks Mel Lewis Mel Torme Melina Mercouri Melody Gardot Meshell Ndegeocello Mexico Jazz México Jazz Michael Brecker Michael Cacoyannis Michael Curtiz Michael Franks Michael Garrick Michael Jackson in memorian Michael Kontopoulos Michael Urbaniak Michael Zoch Michal Urbaniak Michel Camilo Michelangelo Antonioni y La notte Mihaly Dresch Mike Figgis Mike Stern Milan College Jazz Society Mildred Bailey Miles Davis Miles Davis en el cine MIles Davis y Charlie Parker Milly Scott Milt Jackson Miriam Aïda Miriam Makeba Miroslaw Balka Missy Misdemeanor Elliott Mitchell Leisen Modern Jazz Quartet Molly Johnson Monty Alexander Mr.B. Muddy Waters Mulgrew Miller Museo de Arte Moderno de New York Museo du Quai Branly Nancy Kelly Nancy King Nancy Wilson Nat King Cole Natalie Cole Nathan Haines Negocios Netherlands Jazz New Order New Orleans Jazz New York New York film Nicholas Bothers Nicholas Brothers Nicolas Simion Nicole Croisille Niels Pederson Night and day film Niki de Saint Phalle escultora Nikki Yanofsky Nikos Kazantzakis Nina Simone Nino Rota Nirvana Nnenna Freelon Norah Jones Norman Jewison Norman Z Mc Leod Noruega Jazz Norwegian Jazz Nostalgia de Icaro Nothing but the Blues film Nueva Zelanda Jazz Oasis Obama Octavio Paz Octavio Paz un poema Odds against tomorrow film Olivier Collette Quartet Orchestra wives film Orlan post arte orgánico Orlando Avendaño Orson Welles Orson Welles Touch of evil y el jazz Orville y Wilbur Wright Oscar Giunta Oscar Peterson Oskar Kokoshka Osterreich Jazz Austria Jazz Otis Rush Otto Preminger Out Kast Pablo Arrangoiz Pablo Moncayo Pablo Neruda un poema de amor Pablo Prieto Paco de Lucía pájaros Pamela Lind Paolo Fresu Papa Beto Big Band Paper Moon film Paquito D'Rivera Paquito de Rivera Paris Blues film Pat Martino Pat Metheny Patricia Barber Patricia HIghsmith Patrick Watson Patti Austin Patti Labelle Paul Bley Paul Bowles Paul Bowles Art Blakey y el Jazz Paul Bowles El cielo protector y el Jazz Paul Chambers Paul Desmond Paul Desmond y Dave Brubeck Quartet Paul Eluard Paul Gonsalves Paul Horn Paul Mc Cartney Paul McCartney Paul Motian Paul Robeson Paul Simon Paul Valery 2 poemas Paul Whiteman The King of Jazz Pavarotti Pavement Pearl Bailey Peggy Lee Pekka Pohjola Pennies from Heaven Pepper Adams Percy Heath Perry Como Pete Candoli Pete Kelly's Blues Film Peter Beets Peter Bogdanovich Peter Gabriel Peter King Pharoah Sanders Phil Woods Phil Woods y el Jazz Philippe Aerts Phillip Catherine Phillippe Falardeau Phillippe Marlowe Phineas Newborn Jr Piano Blues Film Piedra de Puerto Rico Pier Paolo Pasolini Pierre Michelot Pierre Reverdy 2 poemas Pilar Peyrats Lasuén Pink Floyd Pioneros del Rock en Argentina Pixies PJ Harvey Placido Domingo Play Misty for me film Po´girl Poesía Pollock film de Ed Harris Polska Jazz Polonia Jazz Pompeya Porteña Jazz Band Portugal Jazz Postdata para Filippo Lippi posters de festivales de jazz Prince Puerto Rico Golden Jazz All Stars Puerto Rico Heineken Festival Puerto Rico Jazz Queen Quincy Jones R.E.M. Rachelle Ferrell Rad Radio Head Rafael Alberti un poema Rafael Viñoly Rahsaan Roland Kirk Rainer Maria Rilke 2 poemas Rainer Werner Fassbinder Ramsey Lewis Randy Crawford Randy Sandke Raoul de Souza Ray Brown Ray Charles y Betty Carter Ray Nance Raymond Chandler Rebecca Pidgeon Recapitulaciones de Phillippe Marlowe Regina Carter Remi Alvarez saxofonista de México Republica Checa Jazz Return for ever RH Factor Ricardo Cavalli Richard Davis Richard Elliot Richard Rorty Richard Worf Richie Cole Richie Kamuca Rick Braun Rickie Lee Jones Ridley Scott Robben Ford Robert Conti Robert Cray Robert Frost Robert Johnson y el delta blues Robert Plant Robert Plant Alison Krauss Bluegrass y Rock Robert Siodmak Robert Wise Roberta Flack Robin Thicke Roger Vadim Roger Van Der Broek Roger Wolf Kahn Roland Kirk Rolling Stones Romero Lubambo Ron Carter Ron Mueck Ronnie Ross Roscoe Mitchell saxo tenor Rosemarie Trockel Rosemary Clooney Rossiya Jazz Rusia Jazz Round Midnight film Roy del Ruth Roy Eldridge Roy Hargrove Rufino Tamayo Ruth Brown Ruth Harriet Louie Sa Ding Ding Sacbe Sadao Watanabe Sade Sait on Jamais film Sammy Davis Jr Samuel Beckett 2 poemas San Francisco Asian American Jazz Festival Sandro Ferrera Sara Vaughan Sara Vaughn Saxofonistas de Jazz Schubert y el Jazz Scott Fitzgerald Scott Hamilton Scott Todd Sensations of 1945 film Sepia Cinderella Film Serbia Jazz Sergei Eisenstein Shirley Esseboom Shirley Horn Shorty Rogers Sidney Bechet Sidney Bechet y Lester Young viajan juntos Sidney J. Furie Sidsel Andresen Sigourney Weaver Silvain Luc Sinead O'Connor sinfonia en los cables de luz Singapur Jazz Sir George Henry Martin Sir George Henry Martin el 5o Beatle y el Jazz Slide Hampton Slovakia Jazz Smooth Jazz Sofia Rubina Sonny Clark Sonny Fortune Sonny Rollins Sonny Stit Sophie Calle Sophie Milman Sor Juana Ines de la Cruz Spike Lee St Louis Blues St Louis Blues 1929 film St. Louis Blues film (1958) Stacey Kent Stan Getz Stan Kenton Stanley Jordan Stanley Kubrick y el Jazz Stanley Parker Stanley Turrentine Steely Dan Stefano Bollani Stefon Harris Stephan Grapelli Steve Swallow Steven Spielberg Stevie Wonder Sting Stormy Monday film Stormy Weather film Suecia Jazz Summer time Summer time y el cine Suomi Jazz Suomi Tasavalta Jazz(Finlandia Jazz) Super Bass Surrealismo Susan Meiselas Susana Baca Susannah McCorkle Susanne Abbuehl Susie Arioli Suzanne Valadon pintora post impresionista Sweden Jazz Sweet and lowdown film Swing Swing dancing Swing Kids film Symphony in Black film y el Jazz T Bone Walker T.S.Eliot 2 poemas Takashi Murakami Take the a train in Korea Tal Farlow Talking Heads Tanel Ruben Tate Gallery en Londres Tatiana Trouve Arte Taxi Driver Taxi Driver Martin Scorsese y el Jazz Teatro Teddy Edwards Teddy Wilson Tennessee Williams Terence Blanchard Terry Riley Teté Montoliu Tex Beneke Thad Jones The Andrew Sisters The art of Peper film The Beatles The Beatles y el Jazz The Benny Goodman Story film The Blue Gardenia film The Blues Brothers film The Cincinnati Kid The Corrs The Eagles The fabulous Dorsey film The Fort Apache Band The Fort Apache Band Jazz y Puerto Rico The Glenn Miller Story film The Jazz Messengers The Jazz Singer The Kings go forth film The Last Tango in Paris film The Messengers The Modern Jazz Quartet The Nicholas Brothers The Original Dixieland Jass Band The Piety band street The Ramblers The Smiths The Strokes The white stripes The Whitlams The Who Thelonious Monk Theo Van Doesburg Theodore Roethke un poema Thomas Carter Thomas Hardy un poema Thomas S Kuhn filósofo de la ciencia Tibet en invierno Tiger Okoshi Till the clouds go by film Time y el Jazz Tina Modotti Tino Contreras Tito Puente Tito Puente y Don Menza Tito Puente y los Escovedo Tom Harrell Tomas Eloy Martinez purgatorio y Keith Jarrett Tomasz Stanko Tommy Dorsey Tommy Flanagan Tommy Körberg Tommy Smith Tony Bennet Tony Bennet y el Jazz Tony Coe Tony Kofi Tony Middleton Tony Williams Toots Thielemans Toshiko Akiyoshi Trío Nueva Colombia Trombonistas de Jazz Trompetistas de Jazz Turkiye Cumhuriyeti Jazz Turquia Jazz U2 Un cuento inédito de Julio Cortázar Un millón de fotos de Jazz Una dedicatoria de Juan Villoro Valentine Davies Valerie Jouve fotógrafa Valie Export feminista multimedia Van Morrison Van Morrison 2 anecdotas Vanessa Rubin Vera Molnar Viaje al Universo del Jazz Viaje de Mondrian en aeroplano Vicente Quiriarte Victor Feldman Victor Wooten Villu Veski Vincent Herring Vincent Minelli Vincent Van Gogh Vinicio Capossela Virginia Mayo Vivian Leigh Vladimir Volkov W.B. Yeats Walt Disney y el Jazz Walter Bishop Jr Walter Lantz Wayman Tisdale Wayne Shorter Weather Report Week end con Charlie Parker Coleman Hawkins y Lester Young Welsh Alex Wes Montgomery Wild Bill Will Bradley William Claxton fotógrafo de Jazz William Shakespeare-Wanted William Turner Willie Bobo Willie Dixon Wim Wenders Wim Wenders el Jazz y el Blues Wolfgang Muthspiel Woody Allen Woody Hermann Woody Shaw Wynton Marsalis Yoko Kano Yolanda Brown Yosuke Yamashita Youn Sun Nah Young man with a horn film Yuri Goulobev Zero 7 Zoot Sims Zorba film de Michael Cacoyannis

JAZZ LOVERS OF THE WORLD


Visitor Map
Create your own visitor map!


Envia tus comentarios a bosque200@gmail.com